Vinos de hielo o ice wines

Quizás no hayáis oído hablar de este tipo de vinos tan especiales. Y no, no son vinos que se sirven con hielo, ¡eso NUNCA!

¿Qué son los icewine?

Los vinos de hielo (o ice wine, en inglés) son unos vinos muy especiales que se elaboran en zonas frías, típicamente en Canadá, Francia, Alemania, Austria y Hungría. Se trata de una tipología de vinos especial, son vinos dulces naturales (su gran cantidad de azúcares residuales son de origen natural, no se han adicionado de manera externa).

¿Cómo se elaboran?

Los vinos de hielo se elaboran a partir de racimos de uvas cuidadosamente seleccionados. Se recogen en invierno, después de varios meses de alcanzar su madurez tecnológica con lo que se consigue que se acumulen más azúcares. La vendimia es manual y se realiza normalmente en la primera helada, donde se alcanzan temperaturas bajo cero.

Bajo estas condiciones, se consigue que parte del contenido acuoso de la baya se expanda (el hielo ocupa más volumen que el agua), rompa la baya y se congele en el exterior. Gracias a esto la concentración de azúcares en el interior de la baya aumenta más.

Mediante un prensado delicado, se consigue un mosto con un contenido en azúcares muy concentrado. Este tipo de mostos tan concentrados suelen presentar problemas de fermentación espontánea. Por ello, es habitual inocular levaduras seleccionadas para realizar la fermentación.

La fermentación de este mosto tan concentrado es lenta y puede extenderse más de dos meses. El largo periodo fermentativo se puede realizar en barricas de roble, donde el producto va adquiriendo atributos de vinos envejecidos en barrica. Cuando se alcanza el grado alcohólico deseado, se detiene la fermentación por enfriamiento, lo que nos dará un vino con mucho azúcar residual.

¿Qué características presentan los icewine?

Estos vinos alcanzan poca graduación alcohólica, entre 9-13%. Típicamente, se elaboran a partir de uvas blancas, como el Riesling y Gewürztraminer. También, se utilizan otras variedades como Vidal, Cabernet Franc, Cabernet Suavignon y el Chardonnay. Todas estas variedades se caracterizan por ser aromáticas, resistentes a enfermedades, con piel dura y acidez elevada.

Los vinos de hielo blancos son dorados pálidos, con gran dulzor y perfil aromático de frutas tropicales, con notas de miel y cítricos. Se recomienda servirlos bien fríos, 7-9ºC, para que el dulzor no se imponga al resto de atributos de este vino. Ideales para un aperitivo o postres, su gran cantidad de azúcar no los hace aptos para el consumo en comidas, debido a que pueden enmascarar los sabores de las mismas.

Todas sus propiedades los hacen muy apetecibles, todo menos su elevado precio. Esta particularidad se justifica con la gran apuesta que hace el enólogo dejando esos racimos a la intemperie durante meses, expuestos a enfermedades, comprometiendo el rendimiento económico de la materia prima.

Más allá de los icewine…

Actualmente, gracias a los avances tecnológicos, este tipo de vinos se pueden elaborar en zonas más cálidas, como en España (D.O. Penedes, D.O. Rueda, D.O. Ribeiro…). Las uvas se congelan artificialmente con nitrógeno líquido, produciendo un efecto análogo al de la helada natural. Estos vinos son más asequibles al bolsillo que los tradicionales vinos de hielo ya que no hacen una apuesta de materia prima tan arriesgada. Se podría decir que estos son “los primos menos arriesgados y más baratos” de los verdaderos vinos de hielo. Ejemplo de esto son los vinos dulces de hielo, producidos por Gramona en la D.O. Penedes (imagen de cabecera).

¡Disfrutad de lo mejor del invierno!




0 thoughts on “Vinos de hielo o ice wines

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *