VIII Fiesta del Pisado de la Uva, Bodegas Lecea

entrada-lecea
Llegada a Bodegas Lecea en el Barrio de las Cuevas de San Asensio, La Rioja.

Bodegas Lecea nos ofreció el pasado fin de semana, 5 y 6 de noviembre su octava edición de la Fiesta del Pisado de la Uva 2016 en la localidad de San Asensio, La Rioja. Hace ocho años esta bodega familiar recuperó este tipo de elaboración tradicional de pisado manual en el lago y posterior prensado artesanal en el trujal. el objetivo era fácil, volver a elaborar los vinos de antes en el presente.

Bajo esta elaboración artesanal, la uva es depositada en el lago, que se deja fermentar durante unos quince días, tiempo tras el cual se procede a su pisado y posterior prensado en el trujal manual.

Así, hace ocho años nació bajo el nombre de Corazón de Lago un vino recuerdo del ayer. Además de poder elaborar así su vino tinto maceración carbónica tradicional Corazón de Lago, Bodegas Lecea se ha convertido en bodega referente en enoturismo.

Vista general del pisado en el Lago de la bodega, tomada el sábado.

Bodegas Lecea con su Fiesta del Pisado de la Uva ha ganado el premio a la Mejor Experiencia Enoturística 2016 otorgado por ACEVIN (Asociación Española de Ciudades del Vino). Y no sólo eso, este evento aparece recomendado en diferentes páginas web como catadelvino.com.

Y, ¿por qué?

Fácil, Bodegas Lecea nos invita a volver a los orígenes, a cómo se realizaban antaño los vinos en La Rioja; maceración carbónica, pisado en el lago y prensado en trujal. Todo esto enmarcado en el tradicional Barrio de las Cuevas de San Asensio, donde Bodegas Lecea ubica su bodega.

Copa de clarete Lecea en el calado de la bodega.

No hay que esforzarse mucho para transportarse a épocas pasadas paseando por sus calados del siglo XVI con una copa de Corazón de Lago. La cercanía de los trabajadores y un ambiente familiar hacen esta experiencia muy recomendable.

La facilidad de poder acceder a los calados, de poder visitarlos libremente (con entrada gratuita), sin agobios de grandes grupos permite a los enoturistas una experiencia única, no muy habitual en las bodegas que abren sus puertas. Así, se convierte en otro tipo de enoturismo, más desahogado y de esparcimiento.

Pero, no nos desviémos. ¿Te atreves a descalzarte y pisar la uva?

En el lago hay mucho trabajo por hacer. Anímate a pisar uva, el tiempo que quieras, tú decides. Muchos sitios ofrecen tratamientos con uvas, ¿no? Pues aquí puedes probarlos en tus pies de una manera más rústica y con un objetivo final muy apetitoso: elaborar Corazón de Lago.

Fotograma del pisado de la uva en el lago (@vinoandwine)

El sábado se pudo entrar en el lago para pisar la uva, locales y curiosos, ante la mirada de vecinos y turistas. El domingo se pudo observar cómo se preparaban los orujos resultantes del pisado para su prensado en el trujal tradicional.

Y no sólo eso…

Además de acercar este tipo de elaboración al turista y consumidor, así como poder degustar los vinos de la bodega, por un precio muy asequible (con obsequio de copa grabada con el nombre de la bodega), este evento nos acerca parte de la esencia tradicional y riojana. Degustación de chorizo, puestos de antigüedades y gastronomía, paseos en carro tirado por caballos…

Entonces qué, ¿te animas a ir el año que viene?

Yo desde luego sí. ¿Qué tal os suena la XIX Fiesta del Pisado de la Uva?




Enoturismo en Burdeos

Finalmente os traigo la segunda parte de mi aventura por Burdeos: una excursión enoturística por la zona de Medoc. Os pongo en antecedentes, un viaje de 3 días con presupuesto de estudiante y sin vehículo propio para desplazarnos por la zona.

Las características del viaje en cuanto a presupuesto y el no disponer de vehículo propio hacen muy complicado el poder visitar châteaux. Estas bodegas, originalmente castillos (traducción de châteaux) de fincas nobles, se encuentran lejos del núcleo urbano de la ciudad de Burdeos. Así pues, es imprescindible disponer de un vehículo propio o unirse a algún tour o excursión organizada.

chateau-dagassac
Château d’Agassac. Actualmente es un restaurante y se celebran eventos.

En nuestro caso, mi compañera de viaje y yo nos decantamos por una excursión organizada por la Oficina de Turismo de Burdeos. La mayoría de tours que organizan son de gran duración y presupuesto elevado. Por ello, finalmente escogimos un tour económico que únicamente tomó una tarde.

La excursión tiene una duración de 5 horas (de 13:30 a 18:30) todos los días de la semana, con un coste de 38€ por persona. El idioma es bilingüe entre francés e inglés, no existen tours predefinidos en castellano. Dependiendo del día, se visita una zona vitícola u otra del Vignoble de Bordeaux (Viñedo de Burdeos), que cuenta con 57 Appellation d’Origine Contrôlée (AOC). Si tenéis la suerte de gozar de más tiempo y presupuesto y no disponer de vehículo, existen muchos más tours organizados por la Oficina de Turismo que se puedan ajustar a vuestros gustos.

barricas-chateau-siran
Sala de crianza climatizada de Château Siran.

Nosotros realizamos la excursión el sábado. ¿Destino? Zona vitícola de AOC Medoc. Esta AOC no es de las que más prestigio gozan, como la AOC Saint-Émilion. Sin embargo, nos sorprendió. Visitamos dos châteaux:

Château d’Agassac: un castillo precioso en un entorno muy cuidado. La bodega se encuentra en un edificio aparte de nueva construcción. Únicamente se puede visitar una pequeña sala de crianza que, en mi opinión, no satisface la curiosidad del visitante. Se catan dos vinos. 

Château Siran (AOC Margaux): el recinto no tiene mucho encanto, simple, útil y pensado para trabajar el vino. Sin embargo, permiten una visita más interesante por casi todas sus instalaciones. Recepción de la uva, sala de tinas de roble para la fermentación alcohólica (aunque actualmente utilizan de acero inoxidable), sala de crianza y fermentación maloláctica, sala de cata, tienda y una pequeña colección de arte.

tinas-chateau-siran
Antigua sala de fermentación alcohólica con tinas de roble.

La excursión se ajustó perfectamente al horario y aunque el tiempo no acompañó en exceso, al menos, no llovió. Obviamente, por el precio de la excursión, no se visitaron grandes marcas de la zona. En cuanto a la guía del tour, no fue excesivamente agradable. Quizás, el gran volumen de personas que organizaba era excesivo para una única persona. 

La atención en Château Siran fue impecable. Nos atendió un comercial de la casa, muy atento y siempre agradable con el numeroso grupo que éramos, aún teniendo siempre a la guía del tour pisándole las explicaciones.

La valoración de la excursión fue positiva. Esta es una manera de abrir boca para futuras escapadas a Burdeos y sus châteaux. Eso sí, la próxima vez, con vehículo propio y pudiendo elegir las bodegas a visitar.




XXXIX Batalla del Clarete 2016

Taza batalla del clarete
Detalle de la jarrita de barro en la que se sirve el clarete junto al “preñao”

Un año más, la localidad riojana de San Asensio celebró el pasado domingo día 24 de julio de 2016 la tradicional Batalla del Clarete en su 39ª edición. Coincidiendo con el anterior domingo al día de Santiago, los peroleros (gentilicio que reciben los habitantes de San Asensio) se echan a la calle con un único propósito: disfrutar.

 

Camino a la batalla
Marcha al Pecho de las Cuevas con la Charanga al frente de la multitudinaria comitiva

Y es que, ¿qué otra cosa se puede hacer con 50.ooo litros de vino y casi 4.000 personas? Las reglas del juego son fáciles: manchar de vino cada centímetro cuadrado de tela blanca que encuentres en el camino. Lo mejor es que para cumplir este objetivo todo vale. Pistolas de agua, mangueras, baldes, cañones a presión… ¿Fácil, no?

 

Todo empieza en la Plaza Nueva del pueblo. Allí, desde primera hora se respira un gran ambiente festivo. Para ir abriendo boca, se almuerza un “preñao” con un vasito de clarete (tipo de vino muy arraigado a la localidad). Desde allí, alrededor de las 12 de la mañana, comienza la marcha con los remolques llenos de vino y amenizada con la charanga. ¿El destino? El campo de batalla, que tiene lugar en la cuesta del Pecho de las Cuevas.

Al llegar allí; parada obligada en la carpa que montan algunas de las bodegas del pueblo con sus caldos. Allí, se degustan gratuitamente algunos claretes de la localidad. Hay que ser rápido en beberlo porque rápidamente da comienzo la gran batalla.

Clarete
Desgustando uno de los claretes de la localidad

¿El resultado de la batalla? Todos teñidos de color vino. Ningún vencedor, ni tampoco ningún vencido, grandes y niños satisfechos de haber compartido con locales y visitantes una gran experiencia. Cada año es más evidente la presencia de estos visitantes, turistas nacionales y extranjeros que hacen que el pueblo llegue a triplicar su población ese fin de semana.

Batalla del Clarete ILo que toca al final es volver a la Plaza Nueva, fardando del nuevo color de las ropas a tomar más vinos y comer algunos pinchos. La verdad es que este año el tiempo no acompañó demasiado. Salió el sol justo al terminar la Batalla. Es por esto, que muchos cobardes (entre los que me incluyo), decidimos pasar por casa, darnos una ducha caliente e incorporarnos con los valientes que sí fueron directamente a la Plaza.

Batalla III

El año que viene más y mejor, ¡claro que sí!

Agradecimientos

A Maxim por darme el permiso para utilizar sus imágenes del día.

XVIII Fira del Vi en Tarragona

Entrada
Entrada a la XVIII Fira del Vi organizada por la D.O. Tarragona.

El pasado fin de semana (10, 11 y 12 de junio de 2016) se celebró la decimo octava edición de la Feria del Vino de la D.O. Tarragona. Allí, se reunieron algunas de las bodegas más emblemáticas de esta Denominación de Origen.

La feria tuvo lugar en la céntrica calle de la Rambla Nova, tomando un par de tramos de ésta. Además de los stands de las propias bodegas de la D.O., la organización dispuso de stands de información, stands dedicados a la realización de actividades y puestos gastronómicos.

Feria casetas
Detalle de las casetas de los diferentes stands de la Fira.

La promoción que se ofertaba era la degustación de 6 vinos, además de una copa, por 10€. Esto permitía degustar diferentes vinos por un módico precio. Algo muy reseñable era que la degustación de todos los vinos, se pagaba con un tiquet único, es decir, no había vinos que costasen más de un tiquet. También, si el vino era de tu agrado, se podían comprar botellas de vino. Una muy buena idea a tener en cuenta si se va en grupos numerosos.

En cuanto a la publicidad del evento, eché de menos un poco más de difusión de este evento. De no ser por compañeros que, de alguna manera estaban relacionados con él, no me hubiera enterado. Eso sí, el ambiente que se juntó allí fue muy agradable. Muchos curiosos se acercaron y pudieron degustar los vinos.

Previo al evento público, se eligieron los vinos premiados de esta feria. Éstos estaban bien identificados y era facil encontrarlos. Bodegas más grandes y otras más pequeñas tuvieron su hueco en este acontecimiento. Así, pudieron dar a conocer el producto que, a fin de cuentas, de esto se trata.

Vinos
Entrada a la XVIII Fira del Vi organizada por la D.O. Tarragona.

Personalmente, me apunté algunos nombres y vinos para seguirlos, buscarlos y finalmente comprarlos. Vamos, que con el trato agradable, junto con la calidad del producto, me convencieron.

Para ser una D.O. pequeña y poco conocida el evento fue muy interesante. Por supuesto, un poco más de difusión y mayor número de bodegas participantes sería de agradecer. No sé si esto es debido a un alto coste del stand u otro motivo. En cualquier caso, queda en manos de los organizadores hacer más accesible a las bodegas su participación para dar nombre y prestigio al conjunto que ellas representan.

¡Volveremos!

Visita a Bodegas Luis Cañas

Entrada a Bodegas Luis Cañas. D.O.Ca. Rioja.

Luis Cañas es sinónimo de Rioja Alavesa, de tradición, de elaboración de un estilo muy característico de vinos, muy arraigado a su cultura e historia local. Esta bodega situada en Villabuena de Álava, provincia de Álava, España, es una de las bodegas más conocidas de Rioja Alavesa.

Grandes vinos se elaboran en esta bodega, como su vino top Hiru Racimos; un vino de autor fruto de un gran esfuerzo y mimo por los mejores racimos de sus viñedos.

Pero, sin duda, esta bodega es reconocida, al menos en la zona por su vino tinto cosechero maceración carbónica y su Luis Cañas Crianza.

Visita a la bodega

Realicé la visita estándar, la denominada <<visita copa en mano, opción A>> (más info en su página web). Lo que se comenta a continuación es relativo a una visita de abril de 2016. Quizás, en un tiempo, se den algunos cambios.

El recorrido comienza en el bar de vinos donde se organiza al grupo y se hace entrega de la copa y “bolsita portacopas”; artículos que nos acompañarán durante toda la visita.

La primera copa que se degusta en la vista es el Luis Cañas Blanco Fermentado en Barrica. Una vez se entra en la bodega, se explica su historia y se pueden observar unas preciosas vistas del viñedo de Rioja Alavesa. Allí, se puede apreciar perfectamente la fragmentación de las parcelas, muy típico de la zona.

Vistas desde la Bodega Luis Cañas al viñedo de Rioja Alavesa.

Posteriormente, en la sala de elaboración de los vinos de Amaren, se realizó una cata de barrica del que será el Luis Cañas Reserva 2014. Se catan dos barricas, una de roble francés y otra de roble americano. Ésta es una oportunidad única para ver las diferencias de evolución de un mismo vino en estos dos tipos de barrica. 

Sala de elaboración con barricas.

Debido a diferente porosidad de ambos robles, el vino evoluciona de manera distinta. El poro del roble americano es más grande y por ello la cantidad de oxígeno que entra es mayor que en el caso del roble francés. Por ello, el vino envejecido en roble americano evoluciona más rápidamente, adquieriendo notas tropicales, café, humo, tabaco o cacao. Por el contrario, los descriptores aromáticos asociados a la crianza en roble francés son  la vainilla, miel, frutos secos, etc.

Finalmente, la visita termina en el bar de vinos con un aperitivio y una copa de Luis Cañas Reserva.

Hiru Racimos

El niño mimado de Bodegas Luis Cañas. Este Hiru Racimos tiene un precio por botella, quizás bastante elevado para el público en general, aproximadamente unos 125€. Sin embargo, esta bodega ofrece la oportunidad de probar este vino a un precio muy interesante.

Copa de Hiru Racimos en el bar de vinos de la Bodega Luis Cañas.

En el bar de vinos ofrecen la copa de Hiru Racimos a 7€. La verdad, no pude decir que no a degustar este vino a este precio. Exquisito.

Valoración personal

Luis Cañas ha sido, es, y estoy seguro que será una marca de nombre del Rioja Alavesa. Además de la oportunidad de poder conocer la bodega, su historia y filosofia, permite dos cuestiones que, para mi, la hacen irresistible: (1) cata de barrica del mismo vino envejecido en roble americano y roble fracés y (2) oportunidad única de catar Hiru Racimos a un precio muy asequible.

Por todo ello, considero que es una bodega a considerar para vuestras futuras salidas enoturísticas. ¡Animaos!

Burdeos: turismo y enoturismo

Esta vez os traigo un resumen y algunas propuestas de turismo si estáis planeando visitar Burdeos (o Bordeaux, escrito en francés, que siempre le da otro toque). Burdeos es la capital del vino francés. Así como en España, se conocen a nivel mundial las zonas vitícolas de La Rioja y Ribera de Duero, en Francia tienen muchísima fama los vinos de Burdeos.

Si estáis pensando en hacer una escapada de 3-4 días para hacer turismo y enoturismo en particular, Burdeos es vuestra ciudad. A una hora de viaje en avión desde Barcelona, y operadoras de bajo coste cubriendo el enlace, Burdeos se convierte en un destino muy apetecible.

Yo fuí con idea de probar y disfrutar los vinos bordeleses, pero aún no yendo con esa idea, el turismo lo tienen enfocado hacia ello. Y es que, nada más aterrizar en su pequeño aeropuerto, ya hay publicidad sobre vinos y Châteaux. Ellos saben que el enoturismo es una parte muy importante del encanto bordeles, y lo saben explotar al máximo.

Aprovechando la estancia investigadora en Burdeos de una compañera, me animé a visitar: a ella, en primer lugar; sus vinos y Châteaux, en segundo; y la ciudad, en tercer lugar.

ISVV
Edificio del ISVV, Bordeaux

Todo lo que sabemos del vino hoy día, es gracias a centros punteros de investigación como el Institut des Sciences de la Vigne et du Vin (ISVV, Bordeaux). Allí es estudian aspectos del vino, como la microbiología enológica, viticultura, polifenoles, etc.

Después de una breve visita al centro de investigación, fuimos a dar una vuelta por la zona de la zona de Saint Pierre, en pleno centro de Burdeos donde, pude degustar alguno de sus vinos.

En cuanto a pedir vino en los bares, os hago cuatro comentarios/menciones, que creo, os ayudarán en vuestra elección:

  1. Algunos bares de Francia, debido a temas legales de licencias alcohólicas, están obligados a servir algún tipo de comida o aperitivo junto con la bebida alcohólica. Así que, si no tenéis ganas de comer, y solamente queréis degustar una copa de vino, estad atentos. De todas maneras, los camareros antes de acomodaros en su establecimiento, os ponen al corriente de esto, dándoos la oportunidad de abandonar el local sin ningún problema.
  2. Vino
    Aperitivo en la zona de Saint Pierre

    Si sois un grupo de amigos, os recomiendo que pidáis una botella de vino. Sale mucho más económico que los vinos por copas. Las copas suelen tener un precio mínimo de unos 6€, mientras que el de las botellas es de 20-25€. Si vuestro plan es pasar una tarde tranquila junto a un buen vino, vale mucho más la pena escoger una botella, aún siendo más cara, proporcionalmente sale más a cuenta.

  3. Aparte de las botellas de vino de 75 cL, en los bares y restaurantes existen otras “medidas” de 50 cL y 25 cL, llamadas garraphe. Si os apetece comer el primer plato con un vino más ligero y el segundo con algo más fuerte, estas medidas son idóneas. El precio de las mismas, mantiene la proporción volumen/precio de la botella de vino de origen, así que, al contrario que las copas, es una opción a tener en cuenta.
  4. No sé a vosotros, pero cuando estas en otra ciudad de turismo, se te suele hacer tarde para comer/cenar. Ojo con esto. Si te retrasas mucho en los horarios locales, no tendrás la oportunidad de comer en un restaurante local y te verás obligado a comer en una cadena de comida. No es un gran problema, pero es un hecho a tener en cuenta.
Plaza
Place de la Bourse, Puerto Luna, Bordeaux

El día siguiente lo dedicamos al turismo. Volvimos a recorrer la zona de Saint Pierre y apreciamos realmente lo bello de esta ciudad. Cabe mencionar la zona del río Garona (Garonne, en francés). Toda esa zona que forma el meandro del río Garonne en la ciudad de Burdeos, llamada Puerto Luna (representado como una luna en el escudo de la ciudad), es impresionante. Gracias a ello, el Puerto Luna fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007.

De esta zona la Place de la Bourse se lleva todas las miradas. La vista es espectacular y, la mejor manera de admirarla es tomando el barco que conecta los dos lados de Burdeos separados por el río. Este barco funciona con el tiquet de transporte de la ciudad (como si del tranvía o autobús se tratase), así que, ¡no tenéis excusa!

Fuente
Detalle del Monumento a los Girondinos, Explanade des Quinconces

De obligada visita también es pasear por el Gran Teatro de Burdeos, donde las vías del tranvía de la ciudad están perfectamente integradas en el lugar. Iglesias, Catedral, Basílica… Como en toda ciudad los monumentos religiosos se hacen eco del poder de la ciudad. Pero, sin duda, un monumento que merece la pena, además de por su belleza, por su significado histórico es el Monumento a los Girondinos. Este monumento recuerda a todos los activistas (llamados Girondinos) que murieron en la guillotina por defender la democracia en la Revolución Francesa y conmemora la Tercera República.

En cuanto a zonas a visitar, recomiendo profundamente visitar:

  • Río Garonne y Puerto Luna: un paseo muy bonito que cuando sale el sol se llena de gente. Perfecto lugar para dar un paseo andando, en bici o, incluso, patinando, actividad que se lleva mucho en la ciudad. Vistas al Puerto Luna y a la Place de la Bourse.
  • Zona Saint Pierre, perfecta para perderse entre sus calles y edificios históricos.

  • Monumento a los Girondinos: recuerdo y belleza.

  • Visita a Châteaux. Estando en Burdeos, no se puede desperdiciar la oportunidad de visitar alguna de estas bodegas con tanta fama a nivel mundial.
  • Pasear, pasear y pasear. Así es cómo se conoce una ciudad y se recuerdan sus calles, edificios y gentes.

Pincha aquí para seguir con la historia, nuestra experiencia en Châteaux. ¡Espero que os haya gustado esta entrada! Para mi, visitar Bordeaux, fue una experiencia inolvidable.